Perderse en San Salvador es despedirse prácticamente.

Perderse en San Salvador es despedirse prácticamente.

Un país en donde ser joven es sinonimo de tener problemas.

Dos jóvenes originarios de Sonsonate, salieron muy temprano de su hogar sin pensar que había un cierre total en la carretera Los Chorros, recorrido que hacían para llegar a su centro de estudios ubicado en Santa Tecla.

Esa era su ruta de ida y regreso a sus casas en un solo bus, ya la conocían, sin embargo, un derrumbe en horas de la noche y madrugada del viernes cambio la rutina para esos dos estudiantes de la Escuela Especializada en Ingeniería (ITCA-Fepade).

Julio César Tadeo Tepas y German Alexander Cortez Eguizaba, ambos de 18 años, se perdieron en la zona de la colonia Zacamil. Le versión detalla que al salir de clases abordaron un bus que los llevaría a la terminal de Occidente o a un lugar donde pasara la ruta 205, la que va directo a Sonsonate.

Sin embargo, los estudiantes habrían abordado una ruta que los llevó a una zona peligrosa en Mejicanos.